No, una sorpresa no era suficiente. Si la semana pasada le dimos la bienvenida a Seoduccion, un espacio para hablar de SEO, social media y el mundo digital, hoy toca el turno de El Labloginto. Me llena de emoción el poder darle su propio espacio a este laberinto de letras, pensamientos e imágenes que ahora comienza su propio andar. Este rincón, como ves, ha sido una incubadora para muchos temas. Hoy las letras deben retomar el vuelo y salir a forjarse un destino propio. Así que déjame contarte un poco más de lo que hay detrás de esas paredes del laberinto que te esperará ansioso para proponerte caminos inesperados.

Siguiendo con los resultados de un análisis minucioso era claro que un sector muy importante de lectores se sentía cómodo con la conversación en torno a las manifestaciones de la cultura. El cine, los libros y la filosofía eran categorías que gustaban mucho. Los textos saltaban de alegría ante las consultas de los buscadores y se iban a dormir tranquilos por saber que se iban de este rincón con una sonrisa. Esto, por supuesto, ameritaba una recompensa que ahora ha llegado: El Labloginto. Un espacio exclusivo para que las letras, los pensamientos y las imágenes se pongan en libre juego, como diría Kant. Lo único que falta es que llegues tú para comenzar con la recreación y, sobre todo, con el diálogo.

Las categorías del Labloginto

El laberinto de letras conservará una imagen muy cercana a lo que hasta ahora veías por aquí. Es un espacio multicolor y variado, pero que tiene también su identidad propia. Los temas ya los tendrás claros, pero quiero contarte un poco sobre la estructura de sus categorías. Esta es la única pista que tendrás para enfrentarte al reto de este laberinto de letras. Nos centraremos en tres entradas, tres posibles accesos a la diversidad de lo cultural: libros, cine y reflexión. En las dos primeras podrás encontrar recomendaciones, críticas y comentarios. La segunda es un espacio abierto para diversas temáticas y, por supuesto, para el encuentro de líneas emanadas de las otras dos categorías. Al final El Labloginto pretende ser un espacio del que te puedas ir con una buena reflexión dando vueltas por la cabeza. Las categorías de cine y libros de este espacio migran entonces por completo a su nueva casa.

El Labloginto: por un pensamiento crítico forjado con cultura y diálogo. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

La filosofía tiene mala prensa, qué le vamos a hacer. Pero El Labloginto se propone mostrar su rostro más amable además de eso que todo mundo dice que debería tener: su utilidad. Forjarse un pensamiento crítico sin estímulos culturales y sin diálogo es simplemente imposible. Estos dos elementos son primordiales en este cruce de caminos donde los callejones sin salida son parte del juego. El pensamiento no es una línea recta entre dos puntos. - tuitéalo     Es más bien un laberinto que se topa con las paredes una y otra vez hasta que logra encontrar una mejor alternativa. Es la magia de la experiencia, es la esencia de la reflexión, es el camino de la filosofía asumida como una forma de vida. Así que no se lo digas a nadie, pero en este laberinto de letras puede que se termine filosofando más de la cuenta. La categoría de filosofía que habitaba este blog deja algunas de sus raíces en este espacio y comparte sus flores reflexivas para darle mejores vistas al nuevo.

La imagen del laberinto

El laberinto es una construcción, una obra hecha de caminos. Es la encarnación de la complejidad, por eso el laberinto es siempre un reto. Adentrarse en él es asumir la posibilidad de perderse, de extraviar el camino con la consecuente necesidad de deshacer los pasos si es que se quiere encontrar la salida. Avanzar no es siempre sinónimo de progreso - tuitéalo    , esta es una de las grandes lecciones del laberinto. En sus caminos, además, lo nuevo y lo ya visto se confunden. Establecer referencias requiere de una gran atención a los detalles. La orientación depende de la intuición porque el mapa debe construirse paso a paso porque, como bien dice el poeta, “se hace camino al andar“. Mira que esta expresión es elocuente: es la obra la que hace al laberinto, aunque la idea del mismo esté antes y después de su existencia.

El laberinto es una representación de la vida. #labloginto - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Ya sea con paredes de hojas verdes o con la piedra que rezuma historia, el laberinto es una imagen de la vida misma. Vuelve tus pasos y cambia la palabra “laberinto” por “vida” y verás que el sentido no se pierde. Incluso se enriquece. Vivimos en el laberinto y sabemos que en él hay dos fuerzas fundamentales: la amenaza del Minotauro como símbolo de todos los miedos, pero también la esperanza de encontrar y contar con el hilo de Ariadna. Temor y esperanza son los compañeros de viaje en esta aventura. No sabemos nunca si a la vuelta tendremos que enfrentar cara a cara a ese híbrido de pesadilla. Pero la esperanza guía nuestros pasos, tomamos con fuerza el hilo conductor confiando en encontrar pronto una salida. Tanto el rostro del horror como la forma del hilo dependen de cada uno de nosotros. Su representación va cambiando mientras vamos andando el camino. Este nuevo espacio en la red quiere ser tu compañero en la aventura, una fuente para la imaginación que crea y recrea ese particular hilo.

Un blog que es un laberinto

Mira lo que son las cosas. Ya tendremos que hablar en Seoduccion de lo que son las migas de pan, pero de momento te diré que también se les conoce como hilo de Ariadna. Los franceses han preferido la mitología griega al cuento clásico de Hansel y Gretel. Todo blog cuenta entonces, explícita o implícitamente, con su propio hilo. Un blog es un laberinto lleno de sorpresas pero con un hilo conductor que busca evitar el peligro y alcanzar la claridad. El Labloginto, tengo que decírtelo, sabe que la claridad no se obtiene sin antes familiarizarse con el aroma del peligro. Tanto la pareja de niños como Teseo han debido enfrentarse a la posibilidad del extravío. Ambos viajes, además, son buenas representaciones del viaje iniciático. En este laberinto de letras encontrarás la oportunidad de perderte pero solamente como una manera de iniciarte en temas en los que quizá nunca habías pensado. Salir del Labloginto implica, espero, un enriquecimiento de la experiencia vital, una recarga imaginativa que permite ver un poco mejor lo que antes no era claro.

El hilo de Ariadna es parte de la estructura de un blog. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Para despedirnos y dejarte que vayas a explorar el laberinto debo hacer un par de aclaraciones. La primera es que, como en el caso de la semana pasada, no se perderá nada de contenido y si recibes la newsletter de este espacio tendrás también novedades del Labloginto. Pero siempre puedes pedirme que te cambie a cualquiera de las listas para que recibas solamente aquello que te interesa y con el contenido con el que te gustaría dialogar. La segunda aclaración es que cgironlozano.com conserva un espacio de blog con reviews, reflexiones y textos de opinión. Aquí se encontrará una voz que opina de temas de actualidad y reflexiona sobre lo que va aconteciendo en la vida. Este espacio, por tanto, se vuelve por completo una página personal donde se podrá encontrar quién es y qué hace ese que se hace llamar Carlos Girón. Así que solamente queda dejar en tus manos la decisión de qué es lo que más te gusta y dónde prefieres ponerte cómodo para dialogar. Agradezco desde ahora tu confianza y compañía en cualquiera de estos espacios que se hacen y mantienen para ti, porque un blog sin una comunidad de lectores y comentaristas no es nada. Gracias y buen viaje en el laberinto.

No te olvides de visitar la guía de estilo para enlazar las entradas de este blog. El área de comentarios aquí abajo es tuya, no dejes de usarla. Estaré encantado de dialogar contigo y recuerda: compartir es gratis. ¡Hasta pronto!

Sígueme en Feedly