No se podría iniciar de mejor manera la nueva etapa de este rincón de encuentro entre cultura y tecnología. Me han hecho el gran honor de otorgarme un nuevo premio: el Premio Dardos. Agradezco enormemente a Juan Carlos  y a Isabel Soberanis por la nominación y te invito a visitar su interesantes espacios en la red. Aprovecho entonces este feliz suceso para reflexionar un poco sobre un concepto que ronda por la red y del cual mi querido amigo Jerby es todo un experto: el Karma 2.0. Este tipo de reconocimientos están precisamente en la línea de esta singular aplicación de un concepto a los espacios virtuales de encuentro.

Premios como este y el Liebster Award tienen la peculiaridad de ser otorgados por alguien que hace exactamente lo mismo que tú. Somos un grupo de personas sentadas frente un ordenador dándose ánimos a través de un reconocimiento simbólico. Pero no se puede menospreciar jamás el poder de los símbolos. Vivimos rodeados de ellos constantemente y, de hecho, sin ellos sería poco más que complicado concebir una relación con el mundo. Su efecto mediador parece intangible, pero si se esfuma nos sentiríamos de inmediato en una profunda orfandad, como si de pronto nos encontráramos suspendidos en medio de la nada, respirando de manera agitada y sin poder hacer más. Nuestra vida simbólica nos forja referentes en el mundo. - tuitéalo     Esto es precisamente lo que, me parece, hacemos con este tipo de premios y nominaciones: forjamos una red de referentes en la blogosfera para respirar mejor en ella.

El sentido del Premio Dardos

No he podido dar con ninguna especie de página oficial del premio, pero sí con una constante en las referencias al mismo. Todas hablan de que se otorga “en reconocimiento a valores personales, culturales, éticos y literarios que son transmitidos a través de una forma creativa y original mediante la escritura. La insignia fue creada con el afán de promover la hermandad entre bloggers, mostrar cariño y gratitud por añadir valor a la blogosfera”. Se trata, entonces, de un premio con valor, es decir, uno que remarca y puntualiza la importancia del cuidado a la palabra al mismo tiempo que se fomenta con ella una comunidad con sentido fraternal. El premio habla de una actitud, de una manera de hacer y de moverse en la blogosfera. - tuitéalo     Como comparto esta perspectiva, no puedo sino agradecer de nuevo la nominación y aprovechar para difundir la idea.

El Premio Dardos es también una manifestación tangible de la buena vibra de la blogosfera. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El premio es una consecuencia, es un producto de una acción constante en la red donde todos nos encontramos. Bien podemos pensarlo como una manifestación visible o concreta de algo implícito en cada texto que lanzamos a estos espacios virtuales. Entre las letras, sin duda, hay guiños que llaman a otros, que conectan con el lector logrando transmitir algo. Sabemos bien que en estos tiempos ese algo suele ir acompañado de un objetivo comercial. De aquí que se agradezca un recordatorio de que las letras también tienen un componente lúdico, placentero y, por supuesto, ocioso. Encontrarse por el placer de encontrarse. Escribir por el placer de compartir con otros ideas y diálogo - tuitéalo    . Ese es también el sentido de una bitácora virtual y lo que genera una energía positiva al interior de una comunidad forjada a partir de la palabra escrita (con el correspondiente apoyo audiovisual propio de los textos multimedia).

La energía se mueve en red: el karma 2.0

Cada texto, cada palabra, es un dardo que se desplaza por la red buscando su blanco. A veces lo encuentra y otras es el blanco el que encuentra su propio dardo. Hablamos aquí de una dinámica, es decir, de un juego de fuerzas que se mueven con cierto sentido. Habría que subrayar aquí el cierto, porque la gracia de todo es que no siempre lo conocemos o comprendemos. Es por eso que un dardo, por más fuerza que tenga, quizá se pierda y necesite de la colaboración de su blanco para llegar a buen puerto. Esto supone precisamente eso: colaboración, comunidad, atención y cuidado recíproco. Todos estos conceptos que hablan también de una actitud donde destaca siempre el hecho de que las barreras del egoísmo se difuminan. Estamos aquí con otros y es así cómo debemos aprender a movernos. El karma 2.0 es una divertida danza de dardos y blancos. - tuitéalo    

En los textos siempre hay algo más que letras. Las emociones también son textuales. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Piénsalo un momento. En el constante intercambio de bits en el que vivimos se cuela también esa energía que ponemos en el acto mismo de la escritura. La emoción que te acompañaba mientras los dedos se atropellaban en el teclado está también en la pantalla esperando unos ojos atentos para saltar hacia ellos. A veces lo hacemos sin darnos cuenta. La mente entra en un estado de trance, nos perdemos pensando que hablamos de un tema mientras que las palabras, traviesas por naturaleza, confabulan un plan para transmitir la alegría, la ilusión y hasta la forma en que tu corazón latía con la música de fondo. Todo el escenario se condensa y viaja hasta el punto donde el lector, con su propia alegría, con su propia ilusión y con su propia música, hacen eco de esa peculiar manera de organización de las palabras que se llama texto. Comunicación silenciosa. Diálogo mental en el que me respondes mientras yo escribo esto en otro tiempo y en otro lugar. Energía en movimiento, karma 2.0 en acción. Y hay quien todavía duda de la magia.

Luego entonces, los ganadores son…

Pero como bien decía el papa Francisco a partir de una referencia literaria: el agua que no corre se corrompe. Así que debo dejar un poco de lado esta primera pincelada del karma 2.o para realizar la acción que permita que la energía continúe su camino. Lo mejor de este tipo de premios es que no están pensados para conservarse: se reciben, transmutan en palabras y vuelan como dardos de mariposa en busca de más flores virtuales. Las reglas (no escritas, pero asumidas por la comunidad) marcan que se deben realizar 15 nominaciones. Seguramente algunos de ellos repetirán en este premio, pero eso no quita que aproveche la oportunidad de, al menos, darles un abrazo virtual por este medio. ¡Felicidades a todas y a todos!

  1. Carolina Lacruz
  2. Silvia Cueto
  3. Jerby y la blokupa Bolboreta
  4. Irene Bravo Díaz-Santos
  5. Jonatan Botello
  6. Juanan G.C
  7. Soledad Suárez
  8. Rubén Muñoz
  9. Jon k Artetxe
  10. Miguel García Sánchez-Colomer
  11. Javi Ferrando
  12. Gema Avefénix
  13. Rubén Lara Conde
  14. Ana I. Sanso
  15. María Pilar

No te olvides de visitar la guía de estilo para enlazar las entradas de este blog. El área de comentarios aquí abajo es tuya, no dejes de usarla. Estaré encantado de dialogar contigo y recuerda: compartir es gratis. ¡Hasta pronto!

Sígueme en Feedly