El famoso TT de la red social Twitter tiene hoy un nuevo significado. En las dos letras se une la propia red con un país: Turquía. Este rincón del mundo es testigo de un nuevo intento del poder político por silenciar el reclamo social. La muerte de Berkin Elvan terminó generando una nueva aplicación de la aberrante ley de Erdogan que, no obstante, se ha topado con el ingenio humano para abrir las ventanas a la libertad.

Decimos que se trata del poder político, pero esta quizá sea una expresión inapropiada. El poder bien entendido es la manifestación de una potencia, por lo que este tipo de intentos son más bien lo que el filósofo español Eugenio Trías llamaría un no-poder. Para decirlo en términos llanos: lo que vemos es la exhibición de una tremenda impotencia disfrazada de gran poder. Se trata de un intento de llevar a cabo una acción, pero sin pasar de ser intento y desnudando con ello la verdadera dimensión y alcance del sujeto. Lo que quiere ser una muestra de poderío termina siendo una demostración de que hay cosas que no se pueden detener, y nos recuerda que el verdadero poder no está en lo que hoy conocemos como la esfera política.

De nuevo la impotencia se disfraza de gran poder. #unlocktwitter - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

La voluntad de compartir, el impulso de colaboración que lleva a un grupo a organizarse, son componentes esenciales de nuestra especie. La injusticia, además, resulta un potente combustible para esta tendencia tan propia del colectivo humano. Independientemente del contexto o las circunstancias, la reacción es siempre la de generar una manifestación de indignación general. Es cierto que este tipo de movimientos no parecen sostenerse durante mucho tiempo, pero hacen lo necesario para mantener abierta la puerta de la libertad de expresión. Las acciones no permiten cerrar ese camino, es decir, se trata de una verdadera manifestación de poder que mantiene abierta la posibilidad para todos.

En este caso ha sido un cambio en el DNS (Domain Name System) el que ha hecho posible burlar la ley Erdogan para tener acceso a la red social. Respuestas inmediatas del ingenio humano para recordarnos a todos lo importante que es contar con un espacio público y libre, aunque sea en un entorno digital. Mantener este tipo de sitios de encuentro e intercambio es apostar por la posibilidad del enriquecimiento de todos y cada uno.  Es abrazar la diversidad de opinión para aprender los unos de los otros y descubrir así horizontes que quizá nunca imaginamos. Estos son los rasgos por los que vale la pena defender el espacio de las redes sociales. Sin duda que no será el último intento de censura, pero tampoco será la última vez que veamos a la humanidad ganando un poco de aire para respirar con libertad. Desde este espacio me solidarizo con la demanda: #unlocktwitter.

Las redes sociales son un espacio de aprendizaje que descubre horizontes. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

No te olvides de visitar la guía de estilo para enlazar las entradas de este blog. El área de comentarios aquí abajo es tuya, no dejes de usarla. Estaré encantado de dialogar contigo y recuerda: compartir es gratis. ¡Hasta pronto!

Sígueme en Feedly