El milagro de la vida. Un texto para agradecer a mi madre

Agradecer es parte del milagro de la vida

Un milagro es el instrumento para la admiración. Es el medio, el vehículo por el cual acontece el asombro ante algo. El nacimiento es justamente este milagro de la vida en tanto que, cuando acontece, nos admiramos de su posibilidad. Nacer es el vehículo para admirarse de la vida misma, de su asombrosa posibilidad. Los protagonistas de ese milagro son dos: el recién nacido y su madre. Una historia repetida día a día, minuto a minuto. Siempre igual, pero no por ello menos singular cada que acontece. El nacimiento, el encuentro con nuestra madre, es algo que está en cada...
Sigue leyendo...

Esperando la casualidad de mi vida: sobre el encuentro y la variación

Ana, Otto y la casualidad de mi vida en esta gran película

Estoy esperando la casualidad de mi vida… Hay frases que te acompañan durante toda la vida. En este caso quiero hablar de una que está ligada a una extraordinaria historia. Se trata de una de esas historias con las que te puedes encontrar dos, tres, cuatro veces y siempre se descubre un detalle, se redimensiona una frase o nos reconocemos en una secuencia. El tiempo parece no pasar y las coincidencias se multiplican. El recuerdo del primer encuentro sirve siempre de compañía. ¿Será que hemos estado viviendo en círculos? Esto me pasa con Los amantes del Círculo Polar de Julio Medem y...
Sigue leyendo...

Mira, es ella

Pasadizo es su mirada...

Mira, es ella. No, a la frase le sobra una coma: mira es ella. La relación entre ella y la mirada no admite intermediarios ni pausa alguna. El ser se desliza directamente hacia su mirar, ella es ese mirar. Nada más hablar de su esencia y las palabras parecen plegarse. Algo no anda bien en su acomodo y el cielo mismo anuncia un cambio intempestivo. Un viento del mágico Kansas lo revuelve todo hasta que las pobres palabras caen en su nuevo sitio: ella es mirada. Eso es lo que en realidad se dice de ella aunque no siempre se...
Sigue leyendo...

Nos alcanzó la Navidad

Nos alcanzó la Navidad y otros microrelatos de la estación presente

El aire era frío. Una frase de esas que no parecen tener demasiado sentido, que se dicen para remarcar lo que sería obvio si se compartiera ese instante en las mismas coordenadas de tiempo y espacio. Por eso no sé muy bien la razón que nos lleva a utilizarlas para romper el hielo. Será por lo sencillo que resulta decirle a esa chica con la que te has topado a solas en el andén: Pues, nos alcanzó la Navidad. Sí, estamos en la recta final de diciembre y es más que evidente que la Navidad nos pisa los talones. Pero es...
Sigue leyendo...

Sueños diurnos: un texto que no sirve para nada

Un hermoso lepidóptero que emigra de Canadá hacia México

Déjame que te mire a los ojos. Imagina que aquí, custodiando la jota de lo jovial, están las cuencas de mis propios ojos regalándote sonrisas. Inténtalo. Pon las manos en el vacío que nos une. Baila con ellas en el viento y dibujemos juntos las líneas que ahora comienzan a levantar el vuelo. Ahí vienen las letras, una detrás de la otra buscando ganarse un espacio. La lucha es potente, de aquí y de allá saltan chispas que luego confundimos con luciérnagas. ¡Atrapa una! Enciende con ella la hoguera del verano y vamos a poblarlo con mariposas. ¿No es así...
Sigue leyendo...

Texto a quien hace de la vida un hermoso recuerdo

Celebrando el día de la madre con un poco de color

Quién recuerda la primera vez que abrió los ojos. Quién tiene en la memoria el llanto de la primera noche en este mundo. ¿Recuerdas tu primer estornudo? ¿Tu primer sonrisa? Quién recuerda los primeros pasos, la herida en la rodilla por andar demasiado aprisa. Quién tiene entre sus recuerdos la forma en que extendía lo brazos para buscar un abrazo, el lento caminar de aquí para allá que lograba llevarte al más profundo de los sueños. Recuerdas acaso ese hipo que hacía reír a quien te escuchaba o quizá los sonidos que te atemorizaban hasta las lágrimas. Quién recuerda el...
Sigue leyendo...