De frente que los propósitos nos miran a la cara

Los propósitos son como el horizonte

El dibujo y el horizonte suelen darse la mano para hacer una metáfora que ya resiente cierto cansancio. Pero es que el pobre horizonte no es sino eso: una línea puesta ahí como una eterna promesa, como el dibujo de un imposible. Cielo y mar se tocan sólo cuando miramos de frente y ponemos ahí la expectativa del encuentro. Por eso los propósitos y el horizonte tienen tanto en común. Se miran de frente, se ponen a lo lejos, invitan al viaje y, a veces, sabemos bien que nunca se han de cumplir. Su virtud, de hecho, no está en...
Sigue leyendo...

Tinto de verano con Octavio Paz

Una historia que es tan singular como el tinto de verano

Esta es una historia de verano. Para contarla me hago acompañar de un viejo amigo y maestro, uno que supo ver en las palabras la llave de lo intemporal: Octavio Paz. No es que pretenda hacer poesía de lo pasado, sino que lo pasado tiene ya tanta poesía que los dedos no logran escapar de ella por más que corran en el teclado. Ya desde su inicio el aroma de misterio se deja sentir en todo su esplendor. El escenario es la Noche de San Juan, esa en la que las hogueras quieren servir de fuerza al Sol que a...
Sigue leyendo...

Cinco frases para motivarse diariamente

Cinco frases para mantener siempre un buen ánimo

La vida es un conjunto de acontecimientos. Algunos se dan en un registro alto y otros en unos que son más bien bajos. Las frases para motivarse vienen bien tanto en los días que uno está arriba como en los que no, así que se me ha ocurrido que hoy podía repasar algunas de esas frases para motivarse diariamente sin importar si llueve o el sol está como gritando para invitarte a la playa. ¿Te apetece acompañarme? Venga que nunca está de más darse un respiro mental y mimar un poco a las neuronas que toda la semana están trabajando...
Sigue leyendo...

Tres fragmentos de un discurso que se pretende amoroso

Escultura que representa a una mujer con un velo

Este es un texto especial. Debo decirte que, mientras estas líneas llegan a la red de redes, yo celebro un año más de vida. Es una de esas circunstancias en las que el recuerdo aprovecha para instalarse cómodamente y decirte: mira nada más lo que has pasado para llegar aquí. La memoria es como una tierna abuela que se deleita revisando el álbum fotográfico una y otra vez. Todas las estampas de una vida están ahí, detrás de cada imagen una historia y en cada rostro un motivo para la sonrisa. Porque al final el pasado, cuando es realmente pasado, tiende...
Sigue leyendo...