Contar y narrar: encuentro con Arnau Vilardebò

Sísifo y Arnau Vilardebò: un gran espectáculo

Fue Heráclito de Éfeso quien vio en el río una imagen reveladora: poner un pie dentro es dejarse bañar por aguas diferentes sin salir del mismo río. El nombre de las cosas captura el movimiento de lo que en realidad siempre discurre. Instantáneas de un perpetuo andar en las que nos colocamos cómodamente como amos y señores del lenguaje. Si es que el tiempo es como un río podemos decir que, una vez que hemos puesto un pie dentro, estaremos expuestos al cambio constante de las aguas hasta salir de nuevo, en la hora de la muerte, para contemplar entonces el...
Sigue leyendo...

Cinco frases para motivarse diariamente

Cinco frases para mantener siempre un buen ánimo

La vida es un conjunto de acontecimientos. Algunos se dan en un registro alto y otros en unos que son más bien bajos. Las frases para motivarse vienen bien tanto en los días que uno está arriba como en los que no, así que se me ha ocurrido que hoy podía repasar algunas de esas frases para motivarse diariamente sin importar si llueve o el sol está como gritando para invitarte a la playa. ¿Te apetece acompañarme? Venga que nunca está de más darse un respiro mental y mimar un poco a las neuronas que toda la semana están trabajando...
Sigue leyendo...

Tres fragmentos de un discurso que se pretende amoroso

Escultura que representa a una mujer con un velo

Este es un texto especial. Debo decirte que, mientras estas líneas llegan a la red de redes, yo celebro un año más de vida. Es una de esas circunstancias en las que el recuerdo aprovecha para instalarse cómodamente y decirte: mira nada más lo que has pasado para llegar aquí. La memoria es como una tierna abuela que se deleita revisando el álbum fotográfico una y otra vez. Todas las estampas de una vida están ahí, detrás de cada imagen una historia y en cada rostro un motivo para la sonrisa. Porque al final el pasado, cuando es realmente pasado, tiende...
Sigue leyendo...

“El rumor del oleaje”, una mariposa que vuela hacia el horizonte

Literatura japonesa

Yukio Mishima tensó sus músculos y se atravesó el vientre con la hoja del tantó, una daga samurái de unos 20 centímetros con la que removió las entrañas de su país. De la literatura. Y sobre todo y lo más repugnante, las suyas. O eso dicen los testigos que pudieron vivir para contarlo. Ahí estaba el tipo, ante la mirada atónita e impotente de alguien que minutos antes, había demostrado no ser de su cuerda, el jefe del ejército nipón, que resoplaba como un toro desbocado… amarrado a su silla. Sangre y honor. Talento y confusión. Un espectáculo en el filo...
Sigue leyendo...