Mira, es ella

Pasadizo es su mirada...

Mira, es ella. No, a la frase le sobra una coma: mira es ella. La relación entre ella y la mirada no admite intermediarios ni pausa alguna. El ser se desliza directamente hacia su mirar, ella es ese mirar. Nada más hablar de su esencia y las palabras parecen plegarse. Algo no anda bien en su acomodo y el cielo mismo anuncia un cambio intempestivo. Un viento del mágico Kansas lo revuelve todo hasta que las pobres palabras caen en su nuevo sitio: ella es mirada. Eso es lo que en realidad se dice de ella aunque no siempre se...
Sigue leyendo...