“El rumor del oleaje”, una mariposa que vuela hacia el horizonte

Literatura japonesa

Yukio Mishima tensó sus músculos y se atravesó el vientre con la hoja del tantó, una daga samurái de unos 20 centímetros con la que removió las entrañas de su país. De la literatura. Y sobre todo y lo más repugnante, las suyas. O eso dicen los testigos que pudieron vivir para contarlo. Ahí estaba el tipo, ante la mirada atónita e impotente de alguien que minutos antes, había demostrado no ser de su cuerda, el jefe del ejército nipón, que resoplaba como un toro desbocado… amarrado a su silla. Sangre y honor. Talento y confusión. Un espectáculo en el filo...
Sigue leyendo...