SEO con corazón es seoducción

Pasión por el posicionamiento que ayuda a los buscadores a encontrarse con los creadores de contenidos, eso es SEO con corazón.

Ya hace dos años que este espacio cambio su imagen para volverse más amable a lo ojos de la persona más importante: tú, mi querida y querido lector. Han pasado muchas cosas y no solamente tú has estado aquí junto conmigo. El señor Google ha estado al pendiente de lo que pasa en este rincón y hace unas semanas he ido a preguntarle qué le parecía lo que nos traemos entre manos tú y yo. Los datos que me ha ofrecido son de esos inmensos tesoros para aquellos a los que nos gusta el posicionamiento web. ¿Puedo mejorar el SEO...
Sigue leyendo...

Entre votos y silencios

La democracia se juega entre votos y silencios

Los votos y sus consecuencias han ocupado las primeras planas en los últimos días. Primero el resultado del famoso Brexit que ha sacudido los cimientos mismos de la idea de Europa. No ha habido tiempo para pensar las consecuencias de esta histórica decisión cuando la voz de los votos nos volvió a sorprender pintando de azul el mapa español. Pronto nos llenamos de lecturas, de interpretaciones, de constantes intentos por explicar lo que nos resulta completamente increíble: ¿por qué una decisión tan temeraria como la que toman los ingleses? ¿Cómo es posible que se vote tanto a un partido que acaba...
Sigue leyendo...

Tengo la respuesta correcta

La respuesta correcta es mucho más relativa de lo que pensamos

Los reencuentros son momentos en que la memoria juega un papel fundamental. No importa el tiempo transcurrido entre la última vez que has visto a alguien y ese nuevo momento de tiempo compartido, la memoria da continuidad a las cosas permitiendo el reconocimiento en el presente sin que el paréntesis de ausencia y su dimensión sean demasiado relevantes. Las preguntas fluyen sin reparar en todo lo que ignoran. Es como si supieran que la respuesta correcta está en el fluir mismo de una conversación que va tejiendo parches sobre los huecos del tiempo. Este texto tiene lugar gracias a uno...
Sigue leyendo...

Mira, es ella

Pasadizo es su mirada...

Mira, es ella. No, a la frase le sobra una coma: mira es ella. La relación entre ella y la mirada no admite intermediarios ni pausa alguna. El ser se desliza directamente hacia su mirar, ella es ese mirar. Nada más hablar de su esencia y las palabras parecen plegarse. Algo no anda bien en su acomodo y el cielo mismo anuncia un cambio intempestivo. Un viento del mágico Kansas lo revuelve todo hasta que las pobres palabras caen en su nuevo sitio: ella es mirada. Eso es lo que en realidad se dice de ella aunque no siempre se...
Sigue leyendo...

Filoblogging: entre el cómo y el ahora

La vida acontece entre el cómo y el ahora

Vuelvo a estas muy breves y sencillas reflexiones sobre la actividad en este mundo de los blogs. Lo hago atendiendo a la petición de mi querido amigo el ratón bloguero, Jerby, que está siempre pendiente de la conversación para mantenerla viva. Él sabe muy bien que la comentañía es el combustible indispensable de la red. Es uno de esos amigos que conoce bien la diferencia entre el cómo y el ahora. Sabe que esto es como estar frente a una hoguera muy atentos a la evolución de la madera: cuando hay demasiada ceniza hay que alimentar el fuego para que su...
Sigue leyendo...

De frente que los propósitos nos miran a la cara

Los propósitos son como el horizonte

El dibujo y el horizonte suelen darse la mano para hacer una metáfora que ya resiente cierto cansancio. Pero es que el pobre horizonte no es sino eso: una línea puesta ahí como una eterna promesa, como el dibujo de un imposible. Cielo y mar se tocan sólo cuando miramos de frente y ponemos ahí la expectativa del encuentro. Por eso los propósitos y el horizonte tienen tanto en común. Se miran de frente, se ponen a lo lejos, invitan al viaje y, a veces, sabemos bien que nunca se han de cumplir. Su virtud, de hecho, no está en...
Sigue leyendo...

Nos alcanzó la Navidad

Nos alcanzó la Navidad y otros microrelatos de la estación presente

El aire era frío. Una frase de esas que no parecen tener demasiado sentido, que se dicen para remarcar lo que sería obvio si se compartiera ese instante en las mismas coordenadas de tiempo y espacio. Por eso no sé muy bien la razón que nos lleva a utilizarlas para romper el hielo. Será por lo sencillo que resulta decirle a esa chica con la que te has topado a solas en el andén: Pues, nos alcanzó la Navidad. Sí, estamos en la recta final de diciembre y es más que evidente que la Navidad nos pisa los talones. Pero es...
Sigue leyendo...

Atentados

Los atentados, sin adjetivos, se dan en muchos niveles

El horror nos toma por sorpresa. No es que no le hayamos visto antes, pero las coordenadas de tiempo y espacio no nos habían puesto antes tan cerca. Los atentados, así sin adjetivos, son la expresión aberrante de una visión del mundo que se caracteriza por su voracidad y su intolerancia. Es importante abandonar el adjetivo porque sólo así podemos ver la raíz del impulso. Los resultados de los mismos son siempre de escándalo, es decir, son una trampa que encontramos en ese camino por el que regularmente andamos y que nos obliga a tomar una decisión sobre nuestros siguientes...
Sigue leyendo...

Refugios y santuarios: la encrucijada del futuro

Es necesario abrir refugios evitando que se conviertan en santuarios

Inevitable dedicar unas líneas al problema de los refugiados que no dejan de llegar a esta zona del mundo que conocemos como Europa. Aquí resuena una palabrita que podrás leer mucho por este espacio: responsabilidad. La migración como una forma de exilio no es algo que me sea ajeno. El suelo cultural en el que nací es mestizo por doble vía en la medida en que fue objeto de una violenta conquista que impuso sus valores y cosmovisión (hace más de 500 años), y otra más sutil que llega desde el Norte a través de productos culturales vendiendo muy bien la idea...
Sigue leyendo...

House of cards o de las verdaderas ficciones del poder

House of cards es una serie que te atrapa

Los pocos momentos de descanso que he tenido durante este verano los he invertido en ver, por fin, la tercera temporada de House of cards. No soy precisamente el mayor consumidor de series de este planeta, pero no es porque no me enganche, sino porque lo hago tanto que termino pasando días enteros sin hacer otra cosa. Con esta serie es distinto: soy un completo fan de Kevin Spacey. Su actuación es un argumento contra el que me doy por vencido al instante. Si no has visto la serie quizá encuentres aquí demasiados spoilers, así que ve con cuidado que...
Sigue leyendo...