Contra el sistema y otros fantasmas del presente

Estar contra el sistema es una forma de indiferencia

Estar contra el sistema es una consigna de un espíritu bastante juvenil. La energía contestataria se hace presente en un momento vital muy particular para ir dando paso a un andar más sosegado, aunque no por ello menos lleno de vida. La semana pasada tuve la oportunidad de estar un poco en el saló de l’ensenyament, punto de encuentro de estudiantes y centros de estudio que ayuda a los jóvenes a encontrar el camino que han de seguir en su desarrollo académico y laboral. El evento coincide con un nuevo personaje viral en México: La Mars, una chica de 16 años que ha decidido dejar la escuela. Una oportunidad inmejorable para contrastar y reflexionar.

La Mars, con un lenguaje florido y muy cuidado, se posiciona contra el sistema por considerar que éste no nos permite emprender un auténtico camino vocacional, uno que nos lleve a realizarnos como personas. Las distintas etapas del sistema educativo le parecen inútiles, simplemente le impiden realizar su sueño en una vida que, de acuerdo a su discurso, destaca por su fragilidad e incertidumbre: podemos morir en cualquier momento. Mientras tanto, en Barcelona, he podido preguntar a más de un joven estudiante: ¿te gustaría estudiar en la mitad del tiempo que lo haces ahora? Encontré más de una vez una respuesta llena de apatía: tampoco es que estudie tanto, la verdad.

La Mars de bien contra el sistema

Quiero tomarme en serio el mensaje de La Mars y su postura contra el sistema. Es un ejercicio complicado porque el asunto tiene un tufo a estrategia de marketing por todos lados. Pero eso no quita que el discurso de esta joven de 16 años haya generado una polémica importante donde están los que optan por la burla directa, quienes ofenden y quienes ofrecen argumentos para contradecir su postura. Ella misma ha tenido que aclarar que no está contra la escuela, que al final del vídeo ella misma dice que aquellos que quieren estudiar sigan su camino con entusiasmo si es lo que realmente quieren. Lo que no alcanza a comprender, es decir, lo que escapa a su perspectiva es que antes ha emitido un juicio muy fuerte sobre un camino que hemos seguido muchos antes que ella. En pocas palabras, su respetable opinión contiene un ataque a un modo de vida que ha implicado más o menos esfuerzo y sacrificio dependiendo del caso. Además de a una profesión: la del maestro.

Para ir contra el sistema primero hay que tomar consciencia de todas sus dimensiones. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Ha tomado la decisión consciente, dice ella, de abandonar la escuela. Pero lo que escapó a su consciencia es que hacer un anuncio y una crítica en un espacio público implica estar dispuestos al debate, al contraste de ideas y, sobre todo en las redes sociales de nuestros días, al ataque sin sentido. En todo esto hay algo que se tiene que agradecer: su crítica misma es el contraargumento perfecto para lo que está expresando. Más allá de la comodidad de su posición socioeconómica habría que decir que la fragilidad de su argumentación recae precisamente en la falta de contenidos, en la ausencia de un fondo de formación y de experiencia. Estar en contra es lo más cómodo y sencillo que hay. Lo verdaderamente difícil es construir algo, proponer una alternativa. El problema es que para poder hacer eso la formación es indispensable. ¿Cómo escapamos entonces del “sistema retrograda”?

Abriendo camino entre la indiferencia

Un problema muy serio es que seguimos hablando de un sistema que no tiene contenido alguno, generamos un fantasma que precisamente por carecer de contenido puede tomar cualquier forma, cualquier rostro. Desplazamos entonces al enemigo de un lado a otro. La educación, la política, la economía, la familia, la cultura… todo puede ser sistema. Además el concepto pasa a ser un sinónimo de algo condenable y contrario a los altos valores de la humanidad. De aquí que estar contra el sistema sea lo más cómodo y sencillo: no nos comprometemos a nada porque lo que tenemos frente a nosotros es precisamente una nada. La aparente energía de una joven enmascara en realidad una completa ausencia de compromiso, una profunda apatía que es uno de los signos de nuestro tiempo. Pero falta de responsabilidad se maquilla con esa enérgica oposición a lo que por defecto va contra lo mejor de lo humano.

El sistema es un enemigo de los mil rostros que no demanda ningún compromiso. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Habría que entender estas voces juveniles como un llamado de atención. El futuro ha dejado de ofrecer un panorama estable. Décadas de crisis e incertidumbre han terminado por minar la perspectiva de nuestra juventud. ¿Para qué esforzarse en el camino señalado cuando no hay ya manera de sostener la promesa de un mejor futuro? El problema no es menor. Transmitir el valor del conocimiento para una vida plena es esencial para mantener el entusiasmo y abrirse paso entre un mundo lleno de indiferencia. Pero hay que tener cuidado porque posturas como la de esta joven no son sinónimo de compromiso, sino simplemente una forma de ser indiferente de manera ruidosa. Escapar a ese “sistema retrograda” supone un compromiso con conocerlo mejor para cambiarlo. La primera tarea es la de nombrarlo de verdad abandonando esas denominaciones fantasmagóricas de “sistema”. Esto es algo que no se consigue con indiferencia.

De cualquier manera no estudio tanto

El estar contra el sistema no es más que una petición más de sentido. Se trata de un esfuerzo juvenil por levantar la mano para distinguirse. Es una formulación más de esa ardua tarea de forjarse una identidad. El asunto es que esto no se consigue renunciando. Nunca como ahora la humanidad podía tener un acceso tan libre al conocimiento y, lo que es mejor, a la creación de contenidos. Es normal encontrarse con altos y bajos, nos estamos acostumbrando a esta nueva condición. Pero no deja de sorprenderme el seguir escuchando la frase: pero la verdad es que no estudio tanto. La libertad humana nos juega en contra cuando renunciamos a la posibilidad de conocer. - tuitéalo     Parece que la posibilidad de tener acceso a tanto conocimiento nos lleva a darlo por sentado, a quitarle valor. Siempre está el de cualquier manera seguirá ahí, de cualquier manera alguien más lo hará.

La indiferencia lleva a que el futuro sea de cualquier manera. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Durante demasiado tiempo ya hemos exaltado el valor de la libertad. Urge cada vez más el recuperar a su inseparable compañera: la responsabilidad. Tenemos la tarea de reinventar lo que se vislumbra en ese no tan claro horizonte del futuro. Pero es ahí precisamente donde inicia la toma de responsabilidad, el coraje de tomar en nuestras propias manos lo que está por venir para moldearlo de la mejor manera para uno mismo, sí, pero también para los demás. Este es un camino que no puede emprenderse a ciegas y el conocimiento es la única manera de arrojar luz para no perder nada importante de vista. Podemos no estar de acuerdo con la manera en que se enseña, pero no podemos dar la espalda a la enseñanza y el aprendizaje. Si escuchas a alguien, o te descubres a ti mismo, diciendo un de cualquier manera, recuerda que el futuro de todos es una tarea compartida y no podemos aceptar que sea de cualquier manera.

No te olvides de visitar la guía de estilo para enlazar las entradas de este blog. El área de comentarios aquí abajo es tuya, no dejes de usarla. Estaré encantado de dialogar contigo y recuerda: compartir es gratis. ¡Hasta pronto!

Carlos Alberto Girón Lozano

Blogger y content creator. Apasionado de lo que hago, buscando siempre proyectos interesantes para ampliar horizontes. Lo que ves aquí son los mares por los que me muevo, así que te invito a seguirme, suscribirte y navegar conmigo. Este es tu rincón y la imaginación es el límite.

  • Te comento en la comunidad de la araña. Las últimas resoluciones judiciales de algunos tuits empiezan a dar miedo.

    • Mi querido ratón, estoy de acuerdo contigo sobre el miedo. Aunque en este caso estamos hablando más de una reacción juvenil que es la que seguramente ese “sistema” agradece por ser la más inofensiva. Pero bueno, dentro de todo creo que lo más importante es educar en un pensamiento crítico para hacer mejor uso de las herramientas con las que contamos. ¡Abrazo roedor!