Filoblogging: petición de principio para confundir al enemigo

Una falacia donde la relación entre premisas y conclusión es importante

Debo confesarte que esta serie de artículos cada vez me gusta más. Cuando pensamos en argumentos y falacias se abre frente a nosotros un mundo de ejemplos que nos hacen ver la manera en que pensamos, cómo estructuramos nuestro discurso y, por supuesto, lo que algunos llegan a utilizar con la intención de convencernos o de engañarnos directamente. Hasta ahora hemos puesto atención a la importancia de distinguir entre conceptos como esencia y accidente o suficiente y necesario. Hoy vamos a centrarnos más sobre la relación entre las premisas y la conclusión, elementos constitutivos de un argumento. Cada una de ellas juega un papel en el argumento que hay que asegurarse de que se cumpla.

Vamos a hacer un poco de repaso antes de entrar de lleno en materia. Lo primero es recordar que las premisas son afirmaciones que anteceden a la conclusión. Pueden afirmar o negar algo y son enunciados susceptibles de verdad o falsedad. La conclusión, por su parte, es aquello que queda implicado por las premisas si el argumento es válido. De aquí la importancia del orden: primero tenemos las premisas y después podemos determinar si la conclusión se sigue o no de ellas. Esto resulta interesante porque un argumento con una conclusión falsa puede ser perfectamente válido. - tuitéalo     Para que puedas verlo vamos a revisar uno de los silogismos más utilizados: Todos los hombres son mortales. Sócrates es hombre. Por lo tanto, Sócrates es mortal. Las dos primeras afirmaciones constituyen las premisas y son claramente verdaderas, mientras que es igualmente claro cómo la conclusión se sigue del contenido de las premisas y, por lo tanto, estamos ante un argumento válido y verdadero.

Un argumento puede ser falso y válido. Es lo primero por el contenido y lo segundo por su forma. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Ahora bien, si seguimos exactamente la misma estructura y cambiamos el contenido conservaremos la validez pero no necesariamente la verdad. Todos los perros son pequeños. El san bernardo es un perro. Por lo tanto, el san bernardo es pequeño. El argumento es válido, aunque la conclusión es claramente falsa. Además, puedes ver claramente que el problema está en una generalización equivocada de la primera de las premisas, por lo que se vuelve evidente la importancia de revisar lo que se sostiene desde ellas para determinar dónde está el problema. En un caso tan claro como este no existe mayor complicación, pero incluso con esta misma estructura se pueden encontrar premisas más bien engañosas que hagan uso de la validez para hacer disfrazarla de verdad.

Jugando con la ficha de la verdad desde el principio

Cuando nos topamos con una conclusión sin premisas y que resulta verdadera estamos ante lo que se conoce como un teorema o verdad lógica. En todos los demás casos tendremos una o más premisas que anteceden a la conclusión y cuya verdad o falsedad estará en juego para determinar lo que sucede con ella. También hay que tener los sentidos en guardia ante el aspecto formal del argumento para poder determinar su validez. Todo lo cual viene al caso para decirte que tengas cuidado siempre desde la primera de las premisas, porque es ahí donde puedes caer en una falacia que se denomina como petición de principio. Dicho de manera muy directa, la petición de principio se da cuando se utiliza como premisa lo mismo que se niega o afirma en la conclusión. En otras palabras, es cuando se parte por afirmar justo lo que se pretende comprobar.

La petición de principio se da cuando se hace pasar la conclusión por una premisa. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Tenemos dos posibilidades generales en las que se da este tipo de falacia: la primera es justamente este caso en el que se hace pasar la conclusión por premisa o al menos un elemento cuya verdad depende de la conclusión misma. Recuerda que son las premisas las que sirven de apoyo a la conclusión, por lo que la verdad de ésta no puede ser determinante para la verdad de lo que le precede. El segundo de los casos se da cuando se utiliza como premisa algo cuya verdad todavía no está probada. Aquí nos topamos con casos en los que una supuesta opinión general se usa como premisa para llegar a una conclusión, pero hay que recordar siempre que las premisas deben ser muy claras y no dejar lugar a dudas para que la conclusión pueda seguirse sin problemas.

La entrada en el círculo vicioso

Cuando nos enfrentamos a una afirmación lo siguiente suele ser buscar las razones que la apoyan. Si en ellas encontramos sólo una variación del punto de partida entraremos en un bucle o círculo vicioso donde la prueba se escabulle. He aquí la premisa, pero para demostrarla hay que atender a la conclusión. Pero, ¿en qué se sustenta la conclusión? Vaya usted de vuelta a la premisa para verlo. Es un poco la sensación que se tiene al realizar un trámite burocrático: vamos de ventanilla en ventanilla escuchando que no es ese el lugar correcto para realizar el trámite hasta que terminamos de vuelta en el punto de partida.

La premisa apoya a la conclusión, no la anticipa ni la repite. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Para mostrarlo claramente vamos a revisar dos ejemplos: ¡Me encanta el café! ¿Por qué? Pues porque es mi bebida favorita. Aquí se ve que la razón ofrecida para explicar la afirmación inicial no hace sino repetirla de una manera distinta. Pero no siempre se encuentra de manera tan flagrante. Los prejuicios suelen ser una buena fuente de ejemplos: Tengo que ganar más dinero que mi mujer. ¿Por qué? Pues porque soy el hombre de la casa. ¿Por qué tiene que ganar más dinero el hombre de la casa? Caray, para sostener a la familia. La premisa y la conclusión son una y la misma: el hombre de la casa debe ganar más dinero porque es el hombre de la casa. Lo mismo podría decirse de la otra parte del argumento: el hombre de la casa debe sostener a la familia porque es el hombre de la casa. Puede verse, por tanto, que todo gira en torno a un solo elemento entrando en un círculo vicioso. De manera que hay que estar siempre atentos para determinar cuál es el elemento que lleva la carga de la prueba y si está suficientemente justificado por el contenido de las premisas.

La opinión general no es sinónimo de verdad

Seguimos en la misma línea: la conclusión deber clara si de verdad se sigue de las premisas. Cuando se toma como punto de partida una opinión las cosas no terminan bien, porque de inmediato se podrá cuestionar el punto de apoyo de lo que se concluye para derrumbar el edificio entero. Esto es algo que hay que grabarse: las premisas son las columnas que sostienen a la conclusión. - tuitéalo     Si no se arman con el cuidado necesario estarás ante un castillo de naipes que cae en cuanto el viento sopla. Esto se puede encontrar mucho ante discursos con una fuerte carga ideológica, es decir, discursos en los que los presupuestos indiscutibles abundan. La petición de principio se da, entonces, obligando al otro a aceptar estos presupuestos.

La ideología se sustenta en peticiones de principio ante presupuestos indiscutibles. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Pensemos en una cacería de brujas donde una simple acusación pone al sujeto en un verdadero predicamento. Casi todas las historias que se cuentan sobre esto hacen hincapié en cómo la acusada, por el simple hecho de serlo, era ya considerada bruja. El argumento que puede utilizarse aquí podía revestirse de un tono religioso: Dios no permitiría que una inocente fuera acusada, así que el mero acto de señalar es ya un elemento de prueba. Hay versiones muy recientes de este argumento: Los terroristas están en los países de Medio Oriente. Tenemos que atacar esa región hasta acabar con ellos. El dedo inquisidor ha señalado en una dirección y eso es más que suficiente para que todo aquello que está en su rango de visión quede condenado de antemano. ¿Estás acusada? Entonces eres bruja. ¿Eres un país de Medio Oriente? Entonces eres la cuna del terrorismo. Casos en los que el supuesto y la opinión cobran una fuerza de verdad desmedida y ante los cuales hay que estar muy atentos.

No te olvides de visitar la guía de estilo para enlazar las entradas de este blog. El área de comentarios aquí abajo es tuya, no dejes de usarla. Estaré encantado de dialogar contigo y recuerda: compartir es gratis. ¡Hasta pronto!

Carlos Alberto Girón Lozano

Blogger y content creator. Apasionado de lo que hago, buscando siempre proyectos interesantes para ampliar horizontes. Lo que ves aquí son los mares por los que me muevo, así que te invito a seguirme, suscribirte y navegar conmigo. Este es tu rincón y la imaginación es el límite.

  • Un matiz sobre las opiniones; La opinión pública no es lo mismo que la opinión publicada. Igual que lo verídico no es lo mismo que lo ‘veriódico’.

    Por otra parte, hay medios creadores de opinión… Entonces, ¿en qué quedamos?

    • ¡Saludos Jerby! Tienes toda la razón. El matiz estaría en que la opinión se mantenga siempre como opinión y no se le quiera hacer pasar por elemento contundente de prueba. En otras palabras, que las apreciaciones subjetivas están muy bien y hay campos en los que nos tenemos que fiar de ellas, pero siempre reconociendo su estatuto. En esta medida los creadores de opinión generan puntos de vista que explican bastante bien algo en concreto y por eso se ganan su reputación. Pero, como bien dices, eso no significa que sea verídico lo que dicen. Este tipo de opinión, más bien, sería una que vale mientras no se encuentre una mejor. Cosa que, de nuevo, nos lleva a mantener la puerta abierta para evitar pasar al terreno concluyente.

  • Carolina

    Que te veo…. El siguiente paso será MODUS PONENS y MODUS TOLLENS. Si consigues que los lectores nos enteremos de verdad del tema, habrá que darte el premio blogramero 😀
    Un abrazo 🙂

    • ¡Saludos Carolina! Pues las condiciones están más que dadas para explicarlo ya jajaja. Le daré un espacio en la próxima entrega, aunque ahí hablamos más en una dimensión de inferencia que de deducción. Mira, quizá eso sea un buen tema para cerrar la serie. Me lo pensaré un poco entonces. 😉 ¡Un abrazo!

  • Jacinto Martin-Prat Valls

    Luego el razonamiento:”Los extraterrestres exísten,aunque dada la inmensidad del Universo no podémos saber cuan tipos de ellos hay,si llegaremos a comunicarnos con ellos y ni tan siquiera sabrémos si exísten”.Es cierto,falso o…

    • ¡Saludos Jacinto! Desde este punto de vista sería falso. La conclusión, puesta aquí al principio, no encuentra un verdadero apoyo en las premisas, no se sigue de ellas. La inmensidad del Universo no es prueba contundente de la existencia de algo. Aquí estaríamos ante una opinión como la de la película Contacto: el Universo es tan grande que pensar que estamos solos sería un gran desperdicio de espacio. Un razonamiento con bastante sentido, pero que, de momento, no puede probarse. 😛 ¡Un abrazo!

  • ¡Saludos Concha! Yo creo que sí que es probable llegar a un horizonte de comprensión. Pero habría que quedarse con la expresión como algo más que una imagen: el horizonte es una línea extensa, no un punto fijo, además de que para que el horizonte sea horizonte debe estar como punto de referencia. En otras palabras: nunca se puede decir que se está justo sobre el horizonte. La comprensión, en consecuencia, es una tarea que está siempre delante, siempre en construcción y requiere siempre de amplitud.

    En cuanto al líder de opinión creo que su principal característica debería ser algo como lo que le comento a Jerby: saber que su opinión vale mientras no se encuentre una mejor. Otra manera de decir que quien realmente lo es está abierto al diálogo para enriquecer el discurso y no nada más su propia figura. ¡Un abrazo Concha!

  • Jacinto Martin-Prat Valls

    Saludos Carlos.Cierto.Lo he enunciado mal.Sería mas exácto así:Dado que el Universo es infinito – Einstein dixít – y que en una estrella mediana,con un grupo de planetas pequeño,se ha dado la Vida y ,en esta por medio de la evolución,la vida inteligente;luego entonces,se puede sostener -con una variación de error tan pequeña que la podémos considerar nula – la existencia de mas vida inteligente en muchos puntos del Universo. 😛 Probarse puede que no se pueda,pero – lo mas sorprendente,para mí – es que esto,la mayoría de los científicos,les parece ilógico.

    • ¡Saludos Jacinto! Perdona la demora en responder. Hay dos elementos en el argumento: el primero es la autoridad como elemento de prueba; el segundo el concepto de inteligencia. Entre estos dos dan cuenta de un enunciado que parece muy sensato (yo mismo pienso que lo es) pero que no puede ser un argumento válido. En el primer caso lo que dice Einstein es lo más sencillo de pensar, lo que nuestra capacidad puede aceptar de mejor manera. Si el Universo no fuera infinito, ¿dónde termina y qué hay después? Esta pregunta puede darte vértigo, pero dejando clara la dificultad de probar una cosa o la otra. La segunda parte requiere de una definición de “vida inteligente”, pero más que ponerme aquí a decir algo sobre ello, el mero hecho de que sea necesaria una explicación ya te dice que la premisa tiene un problema y, por lo tanto, esto se transmite a la conclusión. El tema es interesante, así que igual luego le damos más vueltas. 🙂

  • Jacinto Martin-Prat Valls

    Al leér tus comentários sobre los míos,me resuenan mucho mas brillantes de como los ennuncié.Se agradece. En cuanto a iniciar una serie de comentarios sobre la certeza o,viabilidad,de vida inteligente mas allá de nuestro planeta,hay una certeza:de los millónes o trillónes de planetas exístentes,hay uno que – a primera vista y sin entrar en profundidádes – la contiene.Cierto que no es fácil,se tiene que dar una miriáda de “coínci-dencias” en una serie de rangos,fuera de los cuáles y hasta donde conocémos,no se puede dar la vida.Aquí,claro surgen dos preguntas:1)¿Estas condiciónes son tan excepcionáles como para no darse en otro punto del Universo? A esta primera pregunta,salvo nuevos conocimientos sorprendentes,casi todos los autóres parecen coincidir en la sorprendente, pero mas que probable,homogeneidád del Universo.2)¿Es que es imposíble concebir un tipo de vida no sujeto al oxígeno,al carbono y toda esa serie de particularidades que la hacen posible?Aquí la cosa se complica y hay mas voces: por un lado lo que comentaba sobre la “homo-geneidad” del Universo y para quienes lo defienden,es obvio que no puede haber vida de otro tipo.Para otros,el agua, por ejemplo, no tiene por qué ser necesariamente el disolvente en otros sistemas biológicos, e incluso la química del carbono no tiene por qué ser la única que sustente la vida. Otras maneras de intercambiar materia y energía con el medio ambiente. Las formas del vida así producidas podrían haber evolucionado a su vez hacia formas más complejas. Los organismos extraterrestres podrían usar metano o amoniaco en lugar de agua y usar como fuente de energía reacciones químicas basadas en el ácido clorhídrico. Un lugar que podría albergar vida extraterrestre exótica podría ser Titán.Espero tus comentarios extensos y razonados porque, me he vueltoa dejar llevar.Disculpas y un abrazo.

  • Pingback: Filoblogging: emoción y razón buscando el equilibrio()

  • Pingback: Filoblogging: el tiempo y la persona como argumento()

  • Pingback: Vacaciones nystas y dialogadas | #Nysmo()

  • Pingback: Elegir el mal, notas sobre la condición humana()